Inicio Actualidad Frutas frescas para el verano, 2

Frutas frescas para el verano, 2

70
0
Compartir
Chirimoya, Annona cherimola
Chirimoya, Annona cherimola

Mark Twain decía que la chirimoya (Annona cherimola, familia Annomáceas) era “la fruta más deliciosa conocida por los hombres”. Aunque su sabor se compara a menudo como intermedio entre un plátano y una piña, tienen un sabor característico y exquisito. Las semillas, hojas y otras partes de la chirimoya contienen alcaloides venenosos que se han usado como insecticidas y se usan en comunidades rurales para matar piojos. Aunque son nativas de los Andes, las chirimoyas también prosperan en climas mediterráneos, y se han introducido en España, Italia y California, entre otros sitios. Como la mayoría de las frutas (salvo el coco o el aguacate), es un alimento ideal en dietas de adelgazamiento, gracias sobre todo a su bajo contenido en grasas. Es muy rica en agua e hidratos de carbono, y destaca principalmente porque aporta una gran variedad de minerales y vitaminas del grupo B.

Una de las especies de jabuticaba, Myrciaria cauliflora

Las cuatro especies de jabuticabas pertenecen a un género (Myrciaria) que forma parte de la misma familia (Myrtáceas) que los mirtos. La fruta de jabuticaba, de un color violeta intenso, crece directamente sobre las cortezas de troncos y ramas. Cuando está en plena temporada, el árbol parece estar cubierto de gránulos púrpuras. Son originarios de la cuenca del Amazonas y del Paraná, en donde se consumen como uvas frescas o se utilizan en tartas o licores. La piel es gruesa pero dentro hay una pulpa carnosa dulce rosada o blanca. Embebida en la pulpa hay varias semillas grandes. Esta fruta tan especial, baja en carbohidratos y calorías, y que contiene proteínas, calcio, fósforo, hierro, vitamina B y C, es estimulante, abre las vías respiratorias y es particularmente buena para el asma; además es astringente, lo que la convierte en un excelente remedio para la diarrea. Es antiinflamatoria y contiene antioxidantes, y por eso la llaman fruta antienvejecimiento. Alivia dolores de las articulaciones y hasta podría evitar enfermedades de la piel y la pérdida del cabello.

Guayaba, Acca sellowiana

En la familia Myrtáceas se incluye también la guayaba del país (Acca sellowiana), una exquisita fruta es originaria de las tierras altas del sur de Brasil (donde se conoce como feijoa), de Uruguay, del este de Paraguay, norte de Argentina y Colombia. Su fruto tiene una cáscara verde y una pulpa amarillenta de textura arenosa, con profusión de pequeñas semillas. Se emplea en dermatología y se considera un excelente digestivo natural.

Lansium domesticum, el langsat o lanzón

Lansium domesticum, el langsat o lanzón, es una especie de árbol frutal perteneciente a la familia Meliaceae. Originario de Malasia, se cultiva en toda la región del sureste asiático, desde el sur de India a las Filipinas. Los frutos son ovoides, redondeados con unos cinco centímetros de diámetro, normalmente dispuestos en racimos de veinte a treinta frutos. Cada uno de los frutos está cubierto por una piel gruesa, correosa de color amarillo pálido. Debajo de la piel, el fruto se encuentra dividido en cinco o seis gajos translúcidos, de pulpa jugosa, con sabor levemente ácido, aunque cuando maduran son más dulces. El jugo que se obtiene de su pulpa es dulce, contiene sucrosa, sacarosa, fructosa y glucosa.

Physalis minima

Physalis es el género de una familia de plantas, las Solanáceas, nativas de Suramérica, cuyo fruto tiene cierta relación con el tomate, aunque es de tamaño más pequeño. Además de ser muy sabroso, tiene muchas propiedades gracias a su alto contenido de vitamina C, B y hierro. Los incas la empleaban en medicina tradicional y en la actualidad se la considera un excelente antioxidante y una buena ayuda para el sistema inmunológico.

Frutas frescas para el verano, 2
Votar
Compartir
Artículo anteriorEl paro se reduce considerablemente en el segundo trimestre del año
Artículo siguienteEl capital cumple 150 años
Catedrático de Biología Vegetal e Investigador del Instituto Franklin de Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá. Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Granada. Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid. En la Universidad de Alcalá ha sido secretario general, secretario del Consejo Social, vicerrector de Investigación y director del Departamento de Biología Vegetal. Es también director de la Cátedra de Medio Ambiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá. Es especialista en el estudio de la vegetación del oeste de Norteamérica, donde ha llevado a cabo su investigación desde 1989, cuyos resultados han sido publicados en un centenar de artículos científicos. Entre sus libros se cuentan Vegetation of Southeastern Spain, El paisaje vegetal de Castilla-La Mancha, La vegetación de España, Life Lines, Perfora, chico, perfora, y El fracking ¡vaya timo! Fue alcalde de Alcalá de Henares (1999-2003).

Dejar una respuesta