Inicio Actualidad Frutas frescas para el verano, 4

Frutas frescas para el verano, 4

62
0
Compartir
Hala de Hawái, Pandanus tectorius
Maracuyá, Passiflora caerulea

En la familia Passifloráceas se incluye la maracuyá o chinola (Passiflora edulis), una planta trepadora del mismo género al que pertenece la tan conocida como extraña flor de la pasión. La fruta es una baya oval o redonda (4-10 cm de diámetro), fibrosa y jugosa, recubierta de una cáscara gruesa, cérea e incomestible. La pulpa contiene numerosas semillas pequeñas. La variedad que más se comercializa en los países de origen es de pulpa amarilla (P. edulis f. flavicarpa) pero, por su superior atractivo visual, suele exportarse la P. edulis f. edulis, de color rojo, naranja intenso o púrpura. Aparte de que el fruto es muy rico en vitaminas tanto ingerido directamente como en zumo, las flores y la infusión de hojas tienen un efecto relajante, que puede utilizarse como sedante ligero o como calmante para dolores musculares o cefaleas. En dosis normales —una taza o dos de infusión al día— ayuda a conciliar el sueño y puede tener además efectos antiespasmódicos; está recomendada también en caso de espasmos bronquiales o intestinales de origen nervioso, así como para los dolores menstruales. En Colombia, que están a la que salta, le atribuyen a la pulpa propiedades afrodisíacas.

Fruto milagroso, Symsepalum dulcificum

El fruto milagroso. Synsepalum dulcificum (Sapotáceas), un arbusto originario de África occidental, es conocido como el frutal milagroso porque su fruto, una baya, es capaz de dulcificar los sabores agrios como los de limones, pomelos y limas. Aunque las bayas tienen un contenido muy bajo en azúcares, el efecto edulcorante se debe a la miraculina, una glicoproteína cuya molécula se une a las papilas gustativas de la lengua y las “engaña” activando los receptores nerviosos que detectan los sabores dulces. Este efecto dura hasta que la proteína es arrastrada por la saliva (unos 30 minutos). Pero ojo, aunque la miraculina cambia la percepción del gusto, no cambia la química del alimento, por lo que el estómago y la boca siguen siendo vulnerables a la alta acidez de algunos de ellos que pueden causar irritación si se ingieren en grandes cantidades.

Pepino melón, Solanum muricatum

El pepino dulce o pepino melón, Solanum muricatum, es una especie perteneciente a la familia de las solanáceas. Se le llama pepino porque el aspecto de su fruto le asemeja a los pepinos (Cucumis sativus), pero hay acaba el parecido porque los pepinos, como las calabazas y los melones, pertenecen a la familia de las Cucurbitáceas. El pepino dulce, que se consume mucho en Suramérica y cada vez aparece con mayor frecuencia en otros mercados de todo el mundo, es un arbusto perenne originario de la región andina de Sudamérica, donde es cultivado hace miles de años por su fruta dulce. Aunque existen diversas variedades, la baya generalmente es ovalada de unos 10 a 15 cm de color amarillo dorado con vetas color púrpura cuando está madura. Es muy refrescante por su alto contenido de agua (92%), y su sabor y textura recuerdan mucho al del melón (Cucumis melo). Además es muy rico en vitamina C. Su consumo se realiza generalmente en forma directa como fruta fresca, pero también puede ser en ensaladas en algunas ocasiones, en zumos o postres más elaborados.

Hala de Hawái, Pandanus tectorius

La hala de Hawái es el fruto (otra vez una infrutescencia) procedente de Pandanus tectorius, una especie que se extiende desde Queensland, Australia, por Indonesia y al este en las diferentes islas tropicales del océano Pacífico, incluyendo Hawái. Es un arbolillo que crece hasta unos nueve metros de alto y se sostiene mediante raíces aéreas que lo anclan firmemente al terreno. Es una planta dioica, con las flores masculinas bien diferenciadas de las femeninas. Las masculinas son pequeñas, muy fragantes y forman grupos o racimos que duran tan sólo un día. Las femeninas tienen un aspecto parecido al de una piña. Las infrutescencias tienen aproximadamente veinte cm de diámetro y los pedazos separados están apiñados, con una cáscara fibrosa externa. Puede tener una o varias semillas y se propagan fácilmente gracias a que son transportadas por las corrientes oceánicas y se mantienen viable durante meses. La fruta resulta saludable y puede ser comida cruda o cocinada. Es una fuente importante de alimento en Micronesia, especialmente en los atolones. La naturaleza fibrosa de la fruta también sirve como seda dental natural. Las hojas del árbol se utilizan a menudo para condimentar los platos dulces, por ejemplo el kaya, y también se dicen que posee características medicinales. En la antigüedad, las hojas fueron utilizadas para hacer tejados de paja de las casas y las faldas de hojas de las mujeres.

Planta completa de Ananas comosus

El género Ananas (Bromeliáceas), comprende nueve especies, de las cuales la más conocida y aprovechada es la piña, Ananas comosus. El término “piña” se adoptó por su semejanza con el cono de una conífera; la palabra ananá es de origen guaraní, que significa «perfume de los perfumes». Son plantas herbáceas, de origen americano y hábitat tropical. Se difundieron a partir del siglo XV con los navegantes, que las introdujeron en Hawái, Filipinas y África. Hoy A. comosus es uno de los cultivos tropicales más importantes del mundo, puesto que representa el 20% de la producción mundial de frutos tropicales. Las especies de Ananas carecen de tallo bien definido y poseen hojas rígidas que crecen formando grandes rosetas basales en forma de corona. Las flores nacen de un tallo brotado del corazón de la roseta, formando una inflorescencia compacta en forma de espiga. Cada flor tiene un solo sépalo. Los sépalos se vuelven carnosos y jugosos y se desarrollan hasta formar la infrutescencia coronada por una roseta de brácteas. El fruto para su consumo puede ser fresco o en conserva. La piña, además de contener vitaminas y minerales, es un excelente digestivo gracias a la bromelina, que ayuda a metabolizar los alimentos. Es también diurética, ligeramente antiséptica, desintoxicante, antiácida y vermífuga. Se ha estudiado su uso como auxiliar en el tratamiento de la artritis reumatoide, la ciática, y el control de la obesidad.

Ackee, Blighia sapida

La fruta nacional de Jamaica es el ackee o seso vegetal, Blighia sapida, un árbol de la familia Sapindaceae nativo de regiones tropicales del oeste de África que luego se ha cultivado por todo el Nuevo Mundo. El fruto está recubierto por un arilo a modo de concha de color rosa anaranjado. El fruto comestible es de un amarillo pálido, que se vuelve más intenso cuando se expone al calor, y en sus puntas exhibe unas semillas grandes y redondas, de un negro brillante. Cuando no está completamente madura, la fruta es altamente tóxica, lo que se debe a un gas venenoso llamado hipoglicina, que se disipa de forma natural cuando la fruta madura y se abre en valvas. Sin embargo, su sabor es tan único y especial que allá donde se cultiva la gente la prepara para disfrutar de una fruta muy exquisita. Además, el ackee tiene grandes propiedades medicinales: es utilizado como antiparasitario, para combatir la disentería, la conjuntivitis oftálmica y dolores de cabeza. La fruta también contiene proteínas, calcio, hierro, vitaminas A, B y C, y otros nutrientes. Por su altísimo valor nutricional el ackee el protagonista de los desayunos jamaicanos. De hecho, es el plato típico de Jamaica y es consumido tradicionalmente en el desayuno, hervido en dados, y luego sofrito con cebolla, tomates, chiles picantes y especias, acompañado con bacalao salado. © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.

Frutas frescas para el verano, 4
Votar
Compartir
Artículo anteriorMuere Ángel Nieto, el 13 veces campeón del mundo de motociclismo
Artículo siguienteHuella ecológica: Malos días para dejar de oler pegamento
Catedrático de Biología Vegetal e Investigador del Instituto Franklin de Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá. Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Granada. Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid. En la Universidad de Alcalá ha sido secretario general, secretario del Consejo Social, vicerrector de Investigación y director del Departamento de Biología Vegetal. Es también director de la Cátedra de Medio Ambiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá. Es especialista en el estudio de la vegetación del oeste de Norteamérica, donde ha llevado a cabo su investigación desde 1989, cuyos resultados han sido publicados en un centenar de artículos científicos. Entre sus libros se cuentan Vegetation of Southeastern Spain, El paisaje vegetal de Castilla-La Mancha, La vegetación de España, Life Lines, Perfora, chico, perfora, y El fracking ¡vaya timo! Fue alcalde de Alcalá de Henares (1999-2003).

Dejar una respuesta