Inicio Cultura La guerra es una estafa. Smedley Butler, gánster, general de cinco estrellas,...

La guerra es una estafa. Smedley Butler, gánster, general de cinco estrellas, antimilitarista y pacifista

48
0
Compartir

La bandera sigue al dólar y los soldados siguen a la bandera (Mayor General Smedley D. Butler).

Smedley Darlington Butler (1881-1840), Mayor General del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos, fue el capitán más joven y el militar más condecorado en la historia de los Estados Unidos y uno de los dos únicos marines en recibir por heroísmo en combate dos medallas de Honor del Congreso, la más alta condecoración de su país. Hasta su muerte en 1940, el oficial más popular entre las tropas. Años antes de morir, Butler hizo balance de su vida y su análisis fue dramático: había sido un perro de presa en manos de las oligarquías de su país. Se convirtió en un líder antimilitarista y pacifista.

Butler participó en muchas acciones en Cuba durante la guerra contra España; en las Filipinas durante la guerra Filipino-Estadounidense; en China contra la levantamiento de los bóxers; en las guerras bananeras en Centro América, Honduras, Nicaragua; en la toma de Veracruz en México donde obtuvo su primera Medalla de Honor del Congreso de Estados Unidos durante la ocupación de la ciudad de 1914 en el contexto de la Revolución Mexicana; en la ocupación de Haití donde obtuvo la segunda medalla de Honor del Congreso; participó en la Primera Guerra Mundial y finalmente, nuevamente en China. Si se elaborara una lista de los militares estadounidenses más distinguidos en los campos de batalla, Butler ocuparía uno de los primeros lugares.

En Connecticut, el 21 de agosto de 1931, el general Butler pronunció un sorprendente discurso en el que denunció el carácter imperialista de las intervenciones en el extranjero de las fuerzas armadas de Estados Unidos. Esta fue parte de su alocución:

«Pasé treinta y tres años y cuatro meses en el servicio activo como miembro de la fuerza militar más eficaz de nuestra nación, la Infantería de Marina. Presté mis servicios en todos los rangos de la oficialidad, desde subteniente hasta mayor general… Durante ese periodo dediqué la mayor parte de mi tiempo a ser un gánster de primera categoría al servicio de las grandes empresas, de Wall Street y de los banqueros… En pocas palabras, fui un chantajista, un matón, un pistolero a las órdenes del capitalismo… En 1924 ayudé a hacer que México, y especialmente Tampico, quedaran asegurados para los intereses petroleros estadounidenses. Colaboré a hacer de Haití y Cuba lugares apropiados para que los muchachos del National City Bank pudieran obtener sus ingresos. Ayudé a violar a media docena de repúblicas centroamericanas en beneficio de Wall Street. La lista de los atracos es larga. Entre 1909 y 1912 ayudé a purificar Nicaragua para la firma bancaria internacional Brown Brothers. En 1916, contribuí a que la República Dominicana sirviese a los intereses azucareros estadounidenses. En 1903 ayudé a “enderezar” Honduras para las compañías fruteras estadounidenses. En 1927, en China, colaboré a que la Standard Oil obtuviera lo que deseaba sin ser molestada. Reuní… una abultada cartera de intimidaciones y chantajes.

Fui premiado con honores, medallas y ascensos. Pero cuando miro hacia atrás considero que podría haber dado algunas sugerencias a Al Capone. Él, como gángster, operó en tres distritos de una ciudad. Yo, como marine, operé en tres continentes. El problema es que cuando el dólar americano gana apenas el seis por ciento, aquí se ponen impacientes y van al extranjero para ganarse el ciento por ciento. La bandera sigue al dólar y los soldados siguen a la bandera».

Tras analizar su propia experiencia militar, Butler denunció el enriquecimiento de los proveedores de las fuerzas armadas, tema que un cuarto de siglo después retomaría el presidente Eisenhower cuando denunció la nefasta influencia del Complejo Industrial Militar sobre el Gobierno de Washington. Butler se convirtió en campeón del movimiento pacifista.

En 1935, el general Butler escribió War is a racket (La guerra es una estafa) denunciando las guerras contemporáneas como aventuras imperialistas en beneficio de Wall Street. Propuso la idea que las fuerzas armadas deberían utilizarse preferentemente con fines de defensa. Estados Unidos podría declarar guerras ofensivas sólo si hubieran sido aprobadas en plebiscitos limitados, en los que únicamente votarían aquellos que pudieran ser llamados a filas.

En el libro, Butler denunció el latrocinio que el Gobierno ejercía sobre sus propios soldados, el negocio de los fabricantes de municiones y equipos que vendían a ambos bandos durante la Primera Guerra Mundial, y propuso que los ejércitos de Estados Unidos actuasen solamente en defensa de su propio territorio mediante la drástica limitación de las distancias que podrían movilizarse la Marina (200 millas) y la Aviación (500 millas) con respecto a la línea costera estadounidense. De la misma manera, señaló que de no contar con la aprobación del plebiscito limitado, las fuerzas terrestres no podrían abandonar el territorio estadounidense.

El opúsculo de Butler fue publicado en Nueva York, en 1935, por la editorial Round Table Press Inc. En este enlace dejo una traducción que he preparado  a partir del texto original. © Manuel Peinado Lorca. @mpeinadolorca.

La guerra es una estafa. Smedley Butler, gánster, general de cinco estrellas, antimilitarista y pacifista
Votar
Compartir
Artículo anteriorLa planta que predice la lluvia
Artículo siguienteUna enfermera del Hospital de Alcalá es acusada de asesinato
Catedrático de Biología Vegetal e Investigador del Instituto Franklin de Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá. Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Granada. Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid. En la Universidad de Alcalá ha sido secretario general, secretario del Consejo Social, vicerrector de Investigación y director del Departamento de Biología Vegetal. Es también director de la Cátedra de Medio Ambiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá. Es especialista en el estudio de la vegetación del oeste de Norteamérica, donde ha llevado a cabo su investigación desde 1989, cuyos resultados han sido publicados en un centenar de artículos científicos. Entre sus libros se cuentan Vegetation of Southeastern Spain, El paisaje vegetal de Castilla-La Mancha, La vegetación de España, Life Lines, Perfora, chico, perfora, y El fracking ¡vaya timo! Fue alcalde de Alcalá de Henares (1999-2003).

Dejar una respuesta