Inicio Actualidad La mejor forma de contribuir al descenso del calentamiento global es la...

La mejor forma de contribuir al descenso del calentamiento global es la que el Gobierno nos oculta

0
Compartir
Fuente. Science, 11 de julio de 2017.

Como he destacado en algunos artículos (1, 2), la superpoblación y el crecimiento exponencial de la especie humana constituyen el gran problema ecológico de nuestro tiempo. Un problema que los gobiernos ocultan porque la economía capitalista está basada en el crecimiento y en el consumo humanos.

Fuente. Science, 11 de julio de 2017.

Si quiere reducir su huella de carbono[1], reciclar, prescindir del coche y usar el transporte público está muy bien, pero para marcar una diferencia verdaderamente importante hay que reducir la descendencia. Esa es la conclusión de un nuevo estudio en el que los investigadores examinaron 39 artículos científicos, informes gubernamentales y otros estudios de calidad contrastada que evalúan las opciones de comportamiento habitual y modo de vida que cualquier persona puede adoptar para reducir su aportación personal al calentamiento global.

Muchas de las opciones que se recomiendan habitualmente, como lavar la ropa con agua fría o cambiar las bombillas incandescentes por LED, tienen un impacto moderado (véase el gráfico adjunto), según un artículo publicado en la sección Environmental Research Letters del número de esta semana de la revista Science. Las cuatro actividades personales que tienen efectos importantes son hacerse vegetariano, renunciar a los viajes aéreos, abandonar el automóvil y, lo más importante, tener menos hijos.

Dejar a un lado las carne reduce la huella de carbono de un individuo en 820 kilogramos de dióxido de carbono (CO2) cada año, unas cuatro veces la reducción que obtendría reciclando todo lo que pudiera[2]. No realizar un vuelo transatlántico de ida y vuelta cada año reduciría las emisiones de CO2 de una persona en 1600 kilogramos. Deshacerse del coche reduciría las emisiones en 2,4 toneladas. Si elige tener un hijo menos en su familia, una persona recortaría su huella de carbono con unas 58,6 toneladas, aproximadamente el mismo ahorro de emisiones que tener a casi 700 adolescentes actuales reciclando tanto como sea posible el resto de sus vidas.

A pesar de la eficacia de esas cuatro medidas, ni los libros de texto ni los informes gubernamentales, ni los sitios web de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá o Australia destacan esas opciones, posiblemente porque la mayoría de ellos requieren profundos cambios en el estilo de vida y un cambio radical en la economía capitalista.

[1] La huella ambiental es un indicador ambiental que representa la suma absoluta de todas las emisiones de gases de efecto invernadero causadas directa o indirectamente por un individuo, organización, país o producto. Dicho de forma muy breve, la huella de carbono se puede entender como la marca que se deja sobre el medio ambiente cada actividad que emite gases de efecto invernadero. Se expresa en unidades de carbono equivalente (CO2eq).

[2] Las emisiones generadas por el consumo de carne provienen, en gran parte, de las grandes cantidades de energía necesarias para cultivar, cosechar y procesar los cultivos forrajeros.

La mejor forma de contribuir al descenso del calentamiento global es la que el Gobierno nos oculta
Votar
Compartir
Artículo anteriorLos reyes en Londres, milagros del empleo y Gibraltar español
Artículo siguienteEl fratricidio de Guadarrama fue por causa del consumo y combinación de drogas
Catedrático de Biología Vegetal e Investigador del Instituto Franklin de Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá. Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Granada. Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid. En la Universidad de Alcalá ha sido secretario general, secretario del Consejo Social, vicerrector de Investigación y director del Departamento de Biología Vegetal. Es también director de la Cátedra de Medio Ambiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá. Es especialista en el estudio de la vegetación del oeste de Norteamérica, donde ha llevado a cabo su investigación desde 1989, cuyos resultados han sido publicados en un centenar de artículos científicos. Entre sus libros se cuentan Vegetation of Southeastern Spain, El paisaje vegetal de Castilla-La Mancha, La vegetación de España, Life Lines, Perfora, chico, perfora, y El fracking ¡vaya timo! Fue alcalde de Alcalá de Henares (1999-2003).

Dejar una respuesta