Inicio Opinión El pájaro uyuy y el caballo de Espartero

El pájaro uyuy y el caballo de Espartero

372
0
Compartir
Cópula de abejarucos. Foto
El escribano de Smith. Foto.

El escribano de Smith (Calcarius pictus), es un pajarito norteamericano que cualquiera confundiría con un jilguero común. Y esa es la confusión que tenía yo cuando un amable ranger de la Hi Lonesome Prairie Conservation Area, en Benton, Misuri, con mucha facundia y no poca prosopopeya, me sacó de la ignorancia y me contó la apasionada (y extenuante) vida sexual de este plumífero Don Juan. Ampliada la historia a base de hincar los codos con la inestimable ayuda de míster Google, les cuento lo que he aprendido.

Pongámonos en antecedentes. El mundo de las aves está lleno de comportamientos extraños e interesantes. Muchos de los aspectos más originales de las aves están relacionados con el apareamiento, ya sea para conseguir pareja, defender nidos contra depredadores o criar polluelos. Una de las facetas más interesantes de la cría en aves es su estrategia de apareamiento, de las que se conocen cuatro que no le resultarán ajenas a más de un pájaro de cuenta que conozco: 1) monogamia, 2) poliginia, 3) poliandria, y 4) poliginandria.

Cópula de somormujos lavancos. Foto.

La prosaica monogamia ya sabemos lo que es, así que pasemos de ella. Si usted es un varón (andros, dirían los griegos) y tiene un harén, está practicando la poliginia. Si es usted una hembra (gynos, dirían los griegos) y tiene un serrallo del sexo opuesto, está usted en plena poliandria. Y si usted vive sexualmente en un falanstérico totum revolutum de adanes y evas, considérese inmerso en un caso de poliginandria. Entremos en materia con las aves.

La estrategia de apareamiento más común en aves es la monogamia, practicada por aproximadamente el 92% de las especies de aves. En la monogamia social una hembra y un macho comparten las responsabilidades de construir los nidos, incubar y alimentar a la prole. La segunda estrategia de cría más común, que practican alrededor del 8% de las aves, es la promiscua poliginia, en la que un macho se aparea con múltiples hembras sin formar pareja ni contribuir en absoluto a la construcción del nido y, a mayor inri, el muy ladino se desentiende de la progenie, cuyo cuidado deja por completo en alas de las hembras. Las hembras anidarán en el territorio de un único macho que, sin otra cosa en que entretenerse, de dedicará a cubrirlas.

Cópula de cigüeñuelas. Foto

El tercer tipo de apareamiento, la poliandria, en el que los roles sexuales tradicionales se invierten, lo practica aproximadamente el 0,4% de las aves. En este tipo, las hembras se aparean con múltiples machos a lo largo de una temporada de cría, dejando que los machos incuben los huevos y críen la pollada, dicho sea con todos los respetos. Esta modalidad es especialmente frecuente en aves costeras.

Cópula de abejarucos. Foto

La última y más rara estrategia de apareamiento, que se presenta en menos del 0,1% de todas las especies de aves, es la poliginandria: las hembras se aparean con dos o tres machos, y los machos generalmente ejecutan la viceversa. La hembra pone varios huevos de padres distintos, y los machos, constituidos en guardería cooperativa, con la ayuda o sin la ayuda de las hembras, se ocupan del cuidar de los polluelos una vez que eclosionan. Aunque la poliginandria es extremadamente rara, se encuentra en una amplia variedad de aves, desde el hihi (Notiomystis cincta), una especie de paseriforme endémica de Nueva Zelanda, hasta los curiosos tinamúes, aves corredoras parecidas a las perdices que se extienden desde México a la Patagonia.

Pero damas y caballeros, descúbranse, el campeón de esta estrategia es nuestro nuevo amigo, el escribano de Smith. Lo de Smith le viene porque el gran naturalista norteamericano John James Audubon (1875-1851), autor de la monumental obra The birds of America, le dedicó el nombre a su amigo Giddeon Smith, del que nunca más se ha sabido.

Los escribanos de Smith tienen uno de los sistemas de crianza social más raros conocidos entre las aves. A diferencia de la mayoría de ellas, estos rijosos pajarillos cantores (si quiere escuchar su trino pulse aquí) son de lo más poliginándrico que se pueda ser (si se exceptúa a nuestros primos los bonobos, que son caso parte en eso de practicar el amor libre): cada una de las escribanas se aparea y copula con dos o tres machos para dejar una sola puesta; por su parte, los machos no se quedan atrás y se acoplan con todas las hembras que se les ponen a tiro.

Se conoce que para no perder el tiempo en todo lo que no sea enredar con el fornicio, los machos no defienden su territorio, sino que se pasan la jornada siguiendo de cerca a las hembras con las que copulan todas las veces que pueden con el loable propósito de diluir o desplazar el esperma de otros machos. Un afán patriarcal tan loable como vano, puesto que unos chismosos estudios genéticos han demostrado que en cada puesta los huevos son pluriparentales.

Por si a algún admirador de Nacho Vidal no le parece mucho ese trajín copulador, que tome nota: en una semana de principios de primavera, una escribana media habrá copulado más de 350 veces. Y si de atributos masculinos se trata, ríanse del caballo de Espartero; los machos están tan bien equipados que sus testículos tienen una biomasa que es el doble de la de sus parientes más cercanos, los monógamos (y probablemente más aburridos) escribanos lapones (C. lapponicus).

¿Se acuerdan del pájaro ¡uyuyuy!? Pues ya lo han encontrado. ©Manuel Peinado Lorca.

El pájaro uyuy y el caballo de Espartero
5 (100%) 4 votos
Compartir
Artículo anteriorEl ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido inaugura la ‘nueva’ cárcel de Almería
Artículo siguienteCORREOS dona alrededor de 500 equipos informáticos a distintas ONG

Catedrático de Biología Vegetal e Investigador del Instituto Franklin de Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá. Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Granada. Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid. En la Universidad de Alcalá ha sido secretario general, secretario del Consejo Social, vicerrector de Investigación y director del Departamento de Biología Vegetal. Es también director de la Cátedra de Medio Ambiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá. Es especialista en el estudio de la vegetación del oeste de Norteamérica, donde ha llevado a cabo su investigación desde 1989, cuyos resultados han sido publicados en un centenar de artículos científicos. Entre sus libros se cuentan Vegetation of Southeastern Spain, El paisaje vegetal de Castilla-La Mancha, La vegetación de España, Life Lines, Perfora, chico, perfora, y El fracking ¡vaya timo!
Fue alcalde de Alcalá de Henares (1999-2003).

Dejar una respuesta